Indi Veloso -Coach Familiar-

Bienvenid@s a mi nueva Web de Coaching Familiar.

YO ME SENTÍA UNA MADRE INCAPAZ

¿Sabes esos días en los que sientes que no puedes con tus hijos/as (o que ellos pueden contigo más bien…)?

Pues ese era mi día a día…

Hola soy Indira, Indi Veloso. Y hace exactamente 9 años pensaba que ser madre tenía algo que ver con mis expectativas.

Hasta que nos mudamos a Brasil en enero de 2013, ejercía de maestra en escuelas infantiles y, a pesar de estar a diario con madres, padres y niños/as pequeños/as, la vida me regaló la oportunidad que yo no esperaba: descubrir que hay maternidades DURAS.

¿Y por qué son duras?

Por varias razones:

  • Puedes sentirte sola
  • Puede no hacerte 100% feliz
  • Puedes sentirte incapaz
  • Puedes sentirte culpable por tus reacciones
  • Puede que tu niñez te pese mucho a la hora de educar
  • Puede que te sientas un sargento
  • Puede que sientas que no controlas circunstancias
  • Puede que sientas que ya no controlas tu vida
  • Puede que parezca que nunca haces nada bien para tus hijos/as
  • PUEDE, PUEDE, PUEDE de manera infinita

TODAS LAS MATERNIDADES SON DURAS, y este es el cuento que nadie nos ha contado.

Y es por eso, que de mi camino, nace este proyecto.

La idea de acompañar, aparece de mi propia experiencia llena de subidas, bajadas, pasos hacia delante y retrocesos, en un camino tan complicado como es la maternidad o paternidad.

Si algo aprendí en estos años, es que, para poder ofrecer, primero hay que tener.

Tener la posibilidad de sentirte segura/a, cómoda/o y sobre todo conectada contigo misma y tus hijos e hijas.

Sentirte a gusto contigo mismo/a como madre o padre, implica aceptar varias cosas:

  • Aceptar el tipo de madre o padre que soy
  • Aceptar que cuando grito o tomo decisiones equivocadas, no son mis hijos e hijas los culpables, sino que yo como madre o padre decido actuar así
  • Aceptar que actúo así porque no tengo herramientas a mi alcance
  • Aceptar que lo que hago es debido a como fui educado/a
  • Aceptar que este tipo de acciones me alejan de lo que más quiero
  • Aceptar que mi autoridad, no tiene nada que ver con que mis hijos e hijas me digan que no
  • Aceptar que su comportamiento, tan solo esconde una necesidad o un sentimiento

Estos puntos tan solo son una muestra de los pasos que he tenido que ir dando para llegar hasta aquí, en mi propio 8000.

Mi propósito en este proyecto une 3 razones vitales: el respeto por la infancia, el respeto por uno mismo y la necesidad de conexión en nuestro camino vital como madres o padres.

La maternidad y la paternidad, se mueve sobre un hilo extremadamente fino: lo que soy VS lo que me gustaría ser; y la realidad, es que la aceptación tiene más sanación que las expectativas.

Una de mis grandes frustraciones al inicio de mi camino era la soledad y la falta de apoyo.

Yo tan solo era consciente del trabajo que me suponía cualquier cosa, de las lloreras al sentirme juzgada (y que juzgaran a mi hijo) y sobre todo, de no saber dónde seguir apoyando el pie para seguir subiendo.

Es por eso, que a través del asesoramiento o los talleres que ofrezco, quiero que las personas se sientan seguras/os, disponiendo de las herramientas suficientes y del trabajo personal necesario para poder aplicar lo que van aprendiendo; pero sobre todo que se sientan acompañadas.

Mis manos de apoyo en todos estos años, han sido las diferentes formaciones que he ido realizando, y sobre todo interiorizando, para que cuando lleguen a los demás no partan de teoría bonita, sino de la más estricta vivencia.

¿Que por qué?.

Pues porque uno de los grandes errores que he podido comprobar en este tiempo, es el aplicar las herramientas respetuosas desde un plano muy mental, y esto, va más de sentimientos y necesidades que de acciones racionales.

Nuestra necesidad adulta y como sociedad, de solucionar, de que las acciones de nuestros hijos e hijas paren, hace que estudiemos y apliquemos, pero tan solo cambiamos nuestras actitudes obvias, por otras más sibilinas. Las cosas así no cambian, y nos volvemos a sentir inseguros, frustrados…

Pedir orientación como madres o padres, parece que nos está prohibido, que debemos conformarnos con lo que nos ha tocado, pero yo ya te digo que NO…

¿Sabes aquel dicho de “el cementerio está lleno de valientes”? Pues en la maternidad y paternidad se puede aplicar a vivir nuestro camino desde el enfrentar las soluciones desde los patrones adquiridos, desde nuestra herencia familiar…

¿Es necesario morir para ser valiente? ¿En serio debemos tocar el vínculo?

Lo que es realmente necesario es mostrar nuestra vulnerabilidad, asumir que a veces no sabemos y que necesitamos orientación, conocernos y aplicar herramientas que aproximen.

Y ahora vuelvo a mi, ¿sabes cuándo desapareció mi sensación de incapacidad?

En el momento que trabajé conjuntamente mis necesidades y sentimientos (mi culpa), y a la vez los de mis hijos.

No te voy a engañar, los momentos difíciles siguen apareciendo, pero te puedo asegurar que esa madre incapaz ya nunca hace presencia.

Escucharme y escucharlos de verdad, fue un paso de gigante en mi relación conmigo misma y con ellos.

Te animo a que te des oportunidad, con nuestros hijos e hijas, nunca es tarde.

Contigo tampoco.

Indira Veloso

Indira Veloso

Coach de Familia

Post Recientes

Buscar en el blog

Compartir en Redes Sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on email